Anna Corbella

cabecera

Publicado en
Erik Tarrés Lenneryd

La IMOCA dice sí a la Volvo Ocean Race

La Asamblea General de la Clase IMOCA ha finalizado esta semana con tres grandes decisiones de calado: 1º La utilización de las energías renovables no fósiles a bordo; 2º alentar el encaje de una Volvo Ocean Race dentro del calendario IMOCA y 3º la creación de una nueva regla referente al uso de radares. Pero se habló de más cosas como, ahora, la Barcelona World Race.

Por Erik Tarrés Lenneryd

Hemos recibido la información oficial de la Asamblea General de la Imoca (IMOCA General Meeting) en la que se ha destacado la toma de decisiones relevantes para el devenir de la clase IMOCA y si calendario de competiciones. La primera y más llamativa es que la clase está dispuesta a incorporar a la Volvo Ocean Race a su calendario de competiciones. El 90% de los asistentes está por labor si se alcanza un buen acuerdo. De hecho los patrones que componen esta asociación “votaron a favor de la posible incorporación de la Volvo Ocean Race al calendario de regatas de IMOCA. Quienes participaron en el meeting de la clase acordaron, en principio, permitir que la próxima carrera de la vuelta al mundo con tripulación compita con escalas a bordo de barcos IMOCA de 60 pies”. Según la nota “Ahora le corresponde al Consejo continuar las conversaciones con la Volvo Ocean Race”.

Según Antoine Mermod, presidente de la clase IMOCA: "En general, los patrones votaron masivamente a favor de unir estas competiciones. Las discusiones continuarán en las próximas semanas entre la clase IMOCA y la VOR, por lo que el concepto básico se puede elaborar para esta incorporación. Los patrones realmente quieren avanzar en esa dirección y estamos listos. El balón está ahora en el tejado de la Volvo Ocean Race ...”

Tanta es la voluntad de internacionalizar el calendario de la IMOCA (90% de los votos) que se ha renovado los miembros de la junta con un buen puñado de representantes anglosajones. La Asamblea General Anual ha elegido dos nuevos miembros de la junta: el patrón suizo, Alan Roura y el alemán, Boris Herrmann. Éstos se unirán a Louis Burton, Paul Meilhat y el neozelandés  Conrad Colman.  Antoine Mermod sigue siendo el presidente, vicepresidente Alex Thomson y Charles Euverte como tesorero. Entre los ocho miembros del consejo, cuatro provienen del mundo anglosajón, lo que refleja el claro deseo, quizás necesidad, de internacionalizar más la clase IMOCA.

Otra decisión ha sido el alentar el uso de las energías renovables en los IMOCA Open 60. Los asistentes acordaron una nueva regla, que debería alentar el uso de energía renovable a bordo de los barcos para evitar el uso del gas-oil. Algunos skippers ya han anunciado su deseo de modificar sus barcos pasando de un motor de combustión a un motor eléctrico. Este movimiento hacia la eliminación del uso de combustibles fósiles está ciertamente en consonancia con los tiempos y se corresponde con el hecho de que los patrones son cada vez más conscientes de la necesidad de que los barcos se optimicen cada vez más en términos de su sostenibilidad. Desde aquí nos acordamos del revolucionario proyecto “Acciona 100% Ecopowered”  en el que Bubi Sansó participó en la Vendée Globe 2012.

La seguridad ha estado también muy presente en esta asamblea de la IMOCA. Y es que se ha acordado que los radares sean más eficientes para reducir el riesgo de colisiones. Mejorar la seguridad de los barcos es una gran preocupación para la clase IMOCA estableciéndose la necesidad de crear una nueva regla que fomente la instalación de sistemas de radar más eficientes a bordo a partir de la próxima Ruta del Ron 2018. El objetivo es proporcionar a los navegantes solitarios un mejor sistema de vigilancia para reducir al máximo cualquier riesgo de colisión, especialmente con los OFNIS, objetos Flotantes No Identificados.

… y a propósito de la Barcelona World Race:

La Barcelona World Race, no podía ser de otra manera, ha estado presente en la Asamblea General de la Imoca, muy especialmente tras la sugerencia pública de “reflotar” la competición desde la concurrida Class40.

Según Tip & Shaft, uno de los asuntos planteados en la reunión por parte de la FNOB a través de su director de comunicación es que “no era cierto que no hubieran suficientes barcos ya que tuvimos la confirmación de la presencia de 7 equipos con sus presupuestos, estando muy bien posicionados para alcanzar el objetivo de 11 equipos con patrones como Alex Thomson, Vincent Riou, Arnaud Boissières, Tanguy Lamotte,  Sam Davies…”.

Una participación que el mismísimo Antoine Mermod confirmó allí mismo: "Había solo tres-cuatro proyectos formalizados, pero había otros, que creo que Anna Corbella no sospecha que existían, en una proyección pesimista que teníamos sobre una docena barcos. Los equipos creados para la Barcelona World Race son muy pocos en comparación con el número de equipos que compiten en el periodo de los cuatro años;  estábamos en camino de tener éxito en esta apuesta. La politique catalane a eu raison de notre course”.

Referente a un proyecto que el navegante Kito de Pavant quiere realizar en el mediterráneo “una cosa es cierta” señaló Mermod: “en una semana han surgido ciudades en España, Portugal, incluso Croacia, pero decidimos no hacerlo, porque es muy difícil organizarlo a los 10 meses del evento y porque  es una carrera que hacemos en Barcelona, con quien tenemos contrato para dos ediciones”.

Por el contrario, según Tip & Shaft, la BWR no debería acudir a otros apoyos, incluyendo la Class40, como defendieron en el Ayuntamiento de Barcelona Guillermo Altadill y Anna Corbella que creen que una vuelta al mundo Class40 podría traer una veinte barcos para una salida en octubre de 2019. "Esta es una oportunidad para que los patrones en especial de la clase Mini para hacer realidad su sueño de una vuelta al mundo a un precio asequible, no es suficiente para hacer una carrera muy internacional " comunicó Anna Corbella a lo que la FNOB replicó en la reunión que “la Barcelona World Race es una regata de la IMOCA propiedad de la FNOB".

Es importante destacar que por el lado de la Class40, su presidente, Halvard Mabire, se ha mostrado cauteloso. Según Tip & Shaft, su presidente ha dicho que "Anna Corbella tuvo razón al informarnos sobre su proyecto, a lo que respondimos que, si volvía con una propuesta seria, la estudiaremos obviamente, pero no estamos motivados y no tenemos la vocación de organizar nada, pero toda buena voluntad es bienvenida, ya sea desde Barcelona o en otro lugar ".

cabecera

Publicado en
Pn

Guillermo Altadill y Anna Corbella proponen una Barcelona World Race en Class40

Según nota recibida, los navegantes oceánicos Guillermo Altadill y Anna Corbella proponen una Barcelona World Race con embarcaciones de la clase Class40.

Pn

Las ideas preliminares sostienen que la “la organización de esta regata tendrá claras ventajas: es económicamente más sostenible, deportivamente más atractiva y socialmente más inclusiva”. Según el escrito “el Ayuntamiento de Barcelona, uno de los patronos de la Fundación Navegación Oceánica de Barcelona (FNOB) hace meses que cuenta con esta propuesta sobre la mesa, pero aún no ha dado respuesta”. Otra idea eje es que “otras ciudades españolas han mostrado su interés en esta regata pionera, única en el mundo y de primer nivel deportivo”.

Reproducimos íntegramente el resto de la información avalada por Altadill y Corbella:

El futuro de la Barcelona World Race (BWR), de la cual se ha anunciado la suspensión de su cuarta edición, podría quedar asegurado con esta competición en Class40, que sería pionera, única en el mundo y de primer nivel deportivo.

La regata, pensada como una vuelta al mundo en solitario y sin escalas, aunque podría ser a dos, saldría de Barcelona otoño de 2019 y contaría con una participación mínima de 20 barcos en su primera edición.

El Ayuntamiento de Barcelona (uno de los patronos de la FNOB) hace meses que tiene la propuesta sobre la mesa pero aún no se ha pronunciado, y se corre el riesgo de que esta regata se acabe celebrando en alguna otra de las ciudades españolas que han mostrado interés en organizar esta competición.

"Barcelona no puede permitirse el lujo de perder esta oportunidad", aseguran Guillermo Altadill y Anna Corbella, navegantes nacidos en Barcelona con una gran trayectoria en la vela oceánica (entre los dos suman 12 vueltas al mundo). "Si la voluntad del Ayuntamiento es la de conservar este evento tan importante para la ciudad de Barcelona, que ya se había posicionado en el calendario internacional de la  velaoceánica, es necesario hacer un cambio de formato que se adapte a la situación actual" aseguran los impulsores de esta iniciativa.

"Aunque la Barcelona World Race ha tenido menos participantes en cada edición, en las últimas tres ediciones se ha podido asegurar la participación de navegantes locales gracias a la gestión por parte de la Fundación de Navegación Oceánica de Barcelona (FNOB) de los patrocinios de los equipos locales y de una escudería de barcos propia. Actualmente, la FNOB no dispone de escudería y no gestiona ningún equipo", añaden los impulsores de esta iniciativa.

La BWR fue una regata diseñada para ser una regata internacional con una elevada participación de navegantes del país (50% en la última edición). En estos momentos se han dado dos circunstancias negativas: no es viable encontrar un patrocinio para navegantes del país y la regata no ha sido atractiva para el patrocinio.

Regata más sostenible y autofinanciable

La Class40 es mucho más económica que la clase IMOCA60 (la clase de los barcos de las tres primeras ediciones de la BWR) por lo que la futura regata se convertirá en la primera vuelta al mundo asequible económicamente. "A pesar de que sólo se ha hablado de razones como la inestabilidad política y de la falta de patrocinios, todos sabemos que se ha obviado la falta de equipos inscritos en la regata", comentan Altadill y Corbella, que aseguran que "se decía que había 14 equipos preinscritos, pero casi ninguna disponía del patrocinio necesario para participar y por tanto se corría el riesgo de que la BWR acabara siendo una competición con 4 ó 5 participantes extranjeros y con un bajo nivel deportivo ".

"La regata que proponemos es un nuevo diseño para la BWR que la hace atractiva para patrocinadores y viable para navegantes del país y de fuera, un evento pionero a nivel mundial con un formato que asegura un alto nivel deportivo y eco mediático", aseguran Altadill y Corbella.

Es una competición y aventura oceánica con una gran dimensión humana y un granvalor deportivo, en la que sólo el valor de los hombres y las mujeres que se comprometan marcarán la diferencia, y no su capacidad de encontrar altos presupuestos. Este hecho no está en contradicción con la calidad de los navegantes, muy al contrario, ofrecerá sin duda un nivel más alto de competición que cualquier otra regata con proyectos más caros.

La salida de esta vuelta al mundo en Class40 tendrá lugar durante el otoño de 2019. Se anunciará y establecerá la ciudad de salida próximamente, ya sea Barcelona u otra ciudad de España o Europa.

Beneficios fiscales

Mientras no llega la 4ª edición, ahora pospuesta al 2022-2023, la nueva regata en Class 40 se podría aceptar dentro de los planes y programas de la 4ª edición de la BWR, y por tanto utilizar las desgravaciones fiscales otorgadas a una regata de vuelta al mundo. El coste de asegurar un plan viable para la Barcelona World Race en Class40, sería considerablemente menor a la prevista para la edición de la BWR del año 2019-2020, ahora suspendida.

Este coste sería similar al de las "Extrem Sailing Series", regatas organizadas por la FNOB a celebrar el próximo mes de junio. Regatas de "patines voladores" frente al litoral Barcelona con un retorno más que dudoso para la Ciudad: una prueba de un circuito profesional de escasa difusión a nivel local, propiedad de una empresa extranjera y totalmente desvinculado de la vela oceánica.

Experiencia contrastada

Al frente de esta iniciativa hay un equipo solvente y heredero directo de las tres anteriores ediciones de la Barcelona World Race encabezado por Anna Corbella y Guillermo Altadill, navegantes de Barcelona con una gran trayectoria en la vela oceánica.

Es precisamente su experiencia (10 vueltas al mundo de Guillermo y 2 de Anna) y su conocimiento del sector y empeño para que Barcelona no pierda este importante evento internacional, lo que les ha llevado a desarrollar este proyecto. Cuenta con el total apoyo de la Asociación Internacional Class40, otros navegantes oceánicos de nuestro país, así como de empresarios y gestores relacionados con las tres primeras ediciones de la BWR.

Tráiler 'De vuelta al mundo'

GAES Solidaria cumple 20 años y lo celebra junto con la Fundación Vicente Ferrer con una película muy especial que une solidaridad y deporte. “De vuelta al mundo” relata la travesía de Anna Corbella y Gerard Marin, navegantes del barco GAES en la Barcelona World Race, que también llevó el nombre de la Fundación Vicente Ferrer por todo el mundo. Al finalizar la prueba, viajaron a la India para conocer el proyecto de GAES Solidaria en la Fundación, gracias al cual niñas con sordera profunda pueden tratar su pérdida de audición.

Páginas

Anuncio

Suscribirse a RSS - Anna Corbella