Anuncio fondo

Los Cuentos del Capitán, 49 Sueños rotos

cabecera

Publicado en
Arístides Montoya

Los Cuentos del Capitán, 49 Sueños rotos

Sobre la cubierta de un titán de acero Deirdre vio alejarse aquella Irlanda gris e intolerante. Preñada del mal sueño de una noche se fue en pos de una América anhelada, meciendo su embarazo en tristes catres, con cientos de hombres y mujeres desclasadas, pasajes de personas descartadas, carne de cañón, putas baratas y obreros a destajo o a jornada.

Arístides Montoya

Cuando el frío hielo hirió al titán indestructible, Deirdre, presa en la cubierta de tercera, oyó un quebrarse sordo y penetrante, y vio abrirse la fría puerta del Averno.

Acunando con dulzura el suave vientre del nonato se fue hundiendo en el oscuro abismo del infierno.

41º 46’ N – 50º 14’W

Es el único exceso que se permite, igual que antes se lo había permitido su madre: Navegar cada catorce de abril en un yate alquilado hasta el lugar donde colisionó el Titanic y lanzar al mar un ramo de gardenias.

Abuela fue una de las pocas personas de tercera clase que se salvó. Dejó en el desastre a su amante, el hombre que le había prometido una vida mejor en América y que le había hecho una barriga incipiente.

Con la venta del collar de perlas que arrancó con rabia del cuello de aquella mujer que quería subir al bote, abuela compró un apartamento en el Lower East Side de Nueva York y puso una casa de comidas en Broadway que le fue bien, muy bien.

Ahora mamá regenta treinta locales y sale en la prensa. Abuela nunca se arrepintió, y mamá tampoco lo hace. Pronto navegaré yo a esas coordenadas y también lanzaré un ramo de gardenias por mi abuelo, y rezaré por el alma de la señora del collar. América es dura.

panorama náutico, Titanic, cuentos del capitán

Ecos de un desastre

Todo rompía el silencio que se le suponía a las entrañas del océano. El submarino era una olla de grillos.

—«Deep cod» a Sirius. David, vemos la popa. Vamos a rodearla, pero a primera vista parece estar hecha polvo.

—Sirius a «Deep cod». Vamos preparando el nuevo filtro de acústica mientras os ponéis en posición.

— ¿Quién será ese documentalista que quiere grabar los sonidos del Titanic?

—Un tarado, seguro.

—Silencio los de abajo, que estamos filtrando los sonidos… ¿Qué es eso?... ¿No lo escucháis?

—No. Aquí no oímos nada, tan solo nos aburrimos.

— ¡Callad, coño! Y poned el oído. Suena algo raro.

Todos se concentraron intentando descifrar aquellos supuestos sonidos.

Diez minutos después todos convinieron que junto a los sonidos habituales, había otros que parecían provenir de la cubierta, unos sonidos que tenían una especie de patrón.

—Voy a filtrar el ruido de fondo —dijo el técnico.

—Para papa, pa pa pa, pa pa pa —Canturreó el comandante del Sirius —. No hace falta, es un ragtime. Es la orquesta tocando un jodido ragtime.

 

 

Otras noticias relacionadas

Publicado en Otros por 7 Octubre, 2017 | 0 comentarios
La nueva edición del juego, que se lanzará en el inicio de la etapa Prólogo de la regata el próximo 8 de octubre, ahora cuenta con regatas oceánicas y costeras, igual que en la competición real. Pn
Publicado en Otros por 3 Septiembre, 2017 | 0 comentarios
El presidente del Grupo TERRAS GAUDA, José María Fonseca, ha entregado los Premios Nacionales de Vela, patrocinados por la Bodega por décimo año consecutivo, en el marco del XXXII Trofeo Príncipe de...

Páginas

Anuncio