Anuncio fondo

Jack O’Neill, el papá Noel que nos quitó el frío

BORDOS EN SOLITARIO

© Alfred Farré

Angel Joaniquet es un periodista amante del mar y sus gentes. Ha sido director del diario marítimo El Vigía y jefe de prensa de la Federación Catalana de Vela.
Es un apasionado de las nuevas tecnologías de la información, pero disfruta más cuando navega con su velero de 29 pies y escribe sobre barcos, viajes marítimos, lobos de mar…. Producto de esta afición son sus libros [Piratas de Ultramar, 50 anys d’esports nàutics, Nuestros Piratas, Pirates i Corsaris, Esports de Mar].En esta nueva sección relatará ocurrencias, rumores de pantalán y fantasías náuticas que pueden pasar por la cabeza de todo aquel que se siente borracho de mar.

Angel Joaniquet​

 

cabecera

Publicado en
Angel Joaniquet

Jack O’Neill, el papá Noel que nos quitó el frío

El pasado viernes, a pesar del calor primaveral, sentí frio. Me enteré que el viejo pirata Jack O’Neill remontaba su última ola. No me gustan los obituarios, pero en este caso considero un deber hablar de este buen hombre, un ‘bon chan’, que ha llegado a los 94 años y al que considero el Papá Noel que nos quitó el frío con la incorporación del neopreno al mar. Los frioleros, gracias a él, hemos podido gozar de la navegación en cualquier época y lugar.

Angel Joaniquet

Soy friolero, lo reconozco, pero me gusta el mar. Ya de pequeño recuerdo cómo en pleno invierno navegaba frente a Barcelona abrigado, con el peligro que suponía, arropado con gruesos jerséis de lana ‘zamorana’. Era evidente que si caíamos de la embarcación el mismo peso de la indumentaria nos hubiera hundido. No llevábamos chalecos salvavidas. Pero nunca pasó nada. Éramos, además, buenos nadadores, y los padres, por suerte, unos ‘irresponsables aventureros’. Ahora esto sería punible, motivo de denuncia por maltrato infantil, y al progenitor le caería algún que otro puro administrativo.

Recuerdo también, a finales de los sesenta, cómo un nuevo vestido, de ‘nylon puro y duro’, el ‘canguro’, alivió un poco nuestro frío náutico en época invernal. Eso sí, puesto encima y sobre el grueso jersey de lana zamorana, que era lo que nos calentaba de verdad,  incluso húmedo y mojado, ya que el canguro hacia simplemente de protector de agua y de cortaviento.

Así, de esta forma tan primigenia pero eficaz, nos aliviábamos del frío quienes insistían navegar en tiempo revuelto. En otoño, invierno y primavera. Los que no querían sufrir este calvario, ‘de tiritar de dientes’, pues eso, navegaban en verano.

Pero este infierno helado para navegar, bajo el peligro de coger síntomas de congelación, se superó felizmente con la entrada del neopreno en nuestras vidas. Gracias a un nombre: O’Neill.

El neopreno, o mejor dicho el policloropreno, es un caucho sintético basado en el cloro bajo la reacción del acetileno, lo que origina un producto elástico similar al látex. Cuando la industria lanzó al mercado este tejido, en la década de los 40, debido a su mal olor se lo consideraba un ingrediente, y no un producto final en sí mismo, para la obtención de otros productos sintéticos.

panorama náutico, Jack O'neill

Pero sus cualidades intrínsecas, (buena isotérmica, elasticidad probada, poco peso, incluso una cierta flotabilidad), pronto fue buen visto -a principios de los cincuenta- por una tribu de frikis que saltaban olas en unas tablas. También lo tuvieron en cuenta buceadores y hombres ranas, tal como se llamaban entonces a estos submarinistas, que vieron en este producto asqueroso, ¡y de mal olor!, la posibilidad de transformarlo, de una forma fácil, en un vestuario perfecto para poder soportar el frío en las incursiones acuáticas.

En esta movida de frioleros un avispado joven norteamericano, Jack O’Neill, que gustaba cabalgar olas en surf, pero que vivía en la fría costa de San Francisco, en California, vio en este asqueroso material la solución para crear un traje que protegiera del frío a estos locos watermens de la costa pacífica norcaliforniana de la época.

panorama náutico, Jack O'neill

Protegerse del frío mientras oleaba en las heladas aguas de la corriente de California auspició esta aplicación revolucionaria y desarrollada como vestimenta acuática. Sin ningún prejuicio usaron un material de construcción. Y de esta forma tan simple, Jack diseñó con este producto una chaqueta para poder surfear calentito. Rebajando calibres, ajustando anatomías, haciéndola orgométricamente adecuada a los movimientos de un surfista, la puso en el mercado. Fue un éxito.

En Estados Unidos Jack Oneill es considerado un auténtico businessman. Uno de los grandes. Y es que su aventura surfista, después de haber sido leñador, vendedor de puerta en puerta de pescado, de ventanas y claraboyas, de conducir taxis, es un ejemplo del típico emprendedor norteamericano. Y su mito se magnificó cuando demostró lo bien que movía los hilos del marketing y cómo vendió su imagen de ser uno más de la tribu. Convirtió el surf en su vida y decidió vivir de su afición, con una intuición tal, innata en el mundo de los negocios, que se convirtió en uno de los emprendedores más paradigmáticos del mundo del marketing y las multinacionales de mediados del siglo XX.

panorama náutico

En 1952, con 29 años, Jack O'Neill, montó una tienda de Surf en  San Francisco (California) -la famosa ‘Surf Shop’- y gracias a un amigo farmacéutico, también surfista como él, un tal Harry Hind, después reconocido químico de la Universidad de California, le mostró un material de recurso en la industria para la construcción que podría ir de perillas como aislante térmico también para personas. Un material para resistir más tiempo en el agua mientras surfeaban y no morir en el intento, como les pasaba en sus veladas oceánicas.

panorama náutico, Jack O'neill

Le enseñó una esponja elaborada por la firma Dupont, conocida como dupreno, que era utilizada para aislar tuberías y cañerías. El calor le vino al cuerpo a Jack. Quedó iluminado. Ver el dupreno y hacer el primer prototipo de ‘wetsuits’, fue cosa de coser y cantar, nunca mejor dicho. Y gracias a esta ocurrencia de usar un material de construcción y convertirlo en materia prima para un chaleco para entrar en el agua, surgió el primer traje neopreno.

Desde entonces muchos podemos disfrutar del mar de forma cómoda y feliz en cualquier circunstancia, momento y en todo lugar. El bueno de Jack, intuitivo y creativo, fue inventor además de otros muchos artilugios para la práctica surfera, como la utilización de espuma sólida para el relleno de las tablas, que sustituyó a la larga a las tablas de madera. También diseño el surf leash, la cuerda elástica con tobillera para sujetar al surfista en la tabla, y que le costó el ojo izquierdo cuando lo probada con su hijo en 1970. Con su chaleco anti-frío de neopreno hizo historia, y negocio. Tuvo que superar algunos aspectos técnicos para hacer viable los ‘vestidos’ con este material nuevo. Uno era que no se rompieran y se deshilacharan; el otro, que fueran fácil de poner y quitar. Estos problemas los resolvió felizmente con ingenio en el diseño de las prendas, pegando una tela de nylon elástica al neopreno y cosiendo las costuras con la overlock, o en ‘zig-zag’.

panorama náutico, Jack O'neill

Esta lúcida ocurrencia de confeccionar de forma funcional y práctica el primer traje de neopreno le hizo rico y respetado internacionalmente. Su aportación, aparte de beneficiarse él, creando una marca carismática en el sector sportswear, ha beneficiado también a muchos aficionados al mar y al agua, desde los mismos surfistas, pasando por escafandristas, nadadores de mar abierto, a los practicantes de vela, del canoismo, del kayac.

Se convirtió en el emperador del sportswear. Se montó en el dólar, tal como sabía montarse en las frías olas de Santa Cruz (California) y hoy, convivir en el húmedo elemento es más fácil, seguro y soportable, gracias a su feliz ocurrencia.

panorama náutico, Jack O'neill

Gracias pirata Jack. Te debemos mucho… a tus Long John y a los Short John. Como también te deben mucho tus seguidores australianos, Doug Warbrick –Rip Curl- o Alan Green –Quicksilver-.

Angel Joaniquet

 

 

Otras noticias relacionadas

Publicado en Bordos en solitario por Angel Joaniquet 17 Noviembre, 2017 | 0 comentarios
‘De donde relampaguea, allí ventea’, dicen los viejos marineros. Las aguas están revueltas en Barcelona… Temporal al acecho… Próximos cambios significativos en el gobierno de la ciudad…, que pueden...
Publicado en Bordos en solitario por Angel Joaniquet 3 Noviembre, 2017 | 0 comentarios
Se está poniendo de moda navegar por aguas frías rodeado de témpanos de hielo. Ver fiordos, glaciales, a bordo de veleros, ya sea en sloops o en schooners. Es una tendencia. Minoritaria, pero...

Páginas

Anuncio